miércoles, 16 de febrero de 2011

Como alegrar a una lechuga tonta


Una forma de animar la lechuga iceberg: cuartearla y luego cortarla con cuchillo bien afilado en tiras finas, mezclar bien en un bol con zumo de limón (vinagre no) y añadir un buen aceite de oliva al gusto. Queda muy rica.
Si se tiene tiempo se puede aliñar con el zumo de limón una hora antes y dejar en la nevera, añadir el aceite justo antes de servir, quedará aún más crujiente.
Sirve como acompañamiento de carnes o pescados a la plancha, por ejemplo, yo la suelo servir con otro bol de ensalada de zanahoria rallada al lado, preparada con el mismo aliño.
La foto no es mía, es de Flickr y está permitido publicarla bajo creative commons
http://www.flickr.com/photos/muyyum/5341575659/

1 comentario:

Noema dijo...

También puedes alegrarla poniéndole un poco de musiquilla. Si además es tonta como dices, cualquier música valdrá. Pero el limón y el aceite supongo que están bien también. ;-)